Encuentro Cultural Cristiano

Sitio Oficial de La Luz del Mundo

Información General sobre la Iglesia La Luz del Mundo

Religión - Ultimas Noticias

Archivo de Programas Anteriores
Escuche Aquí los programas anteriores:

Programa del Domingo, June 24, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, June 17, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, June 10, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, June 3, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
VISITA DE CALDERÓN AL PAPA BENEDICTO XVI ¿PAGO DE FACTURAS O SERVILISMO DEL ESTADO?

Programa del Domingo, Mayo 27, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, Mayo 20, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, Mayo 13, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, Mayo 6, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EL ABORTO: COBERTURA EN LA CAMARA DE DIPUTADOS (ALDF)

Programa del Domingo, Abril 29, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EL ABORTO: COBERTURA EN LA CAMARA DE DIPUTADOS (ALDF)

Programa del Domingo, Abril 22, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EL HOMBRE: LA OBRA PERFECTA DE DIOS SE BUSCO MUCHAS CUENTAS.

Programa del Domingo, Abril 15, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, Abril 8, 2007
Primera Parte
Segunda Parte

Programa del Domingo, Abril 1, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EL ABORTO POLITIZADO POR LA CLERECIA

Programa del Domingo, Marzo 25, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EN LEY DE CONVIVENCIA LEGISLADORES ENCARAN PROBLEMA SOCIAL QUE DEJA UN CLERO INCAPAZ

Programa del Domingo, Marzo 18, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EL ABORTO: UN MALOGRADO FRUTO, MODELADO POR EL CLERO ROMANO

Programa del Domingo, Marzo 11, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
LA APLICACION DE LA LEY CIVIL A PEDERASTAS Y EL FRACASO DE LA CUPULA CLERICAL.

Programa del Domingo, Marzo 4, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
ENTREVISTAS CON DEMANDANTES DE NORBERTO RIVERA, MADRE SUPERIORA Y AFECTADOS POR PEDOFILIA

Programa del Domingo, Febrero 25, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EL CARNAVAL, LA CUARESMA Y OTROS EXTRAVIOS ANTICRISTIANOS.

Programa del Domingo, Febrero 18, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
MENSAJE APOSTOLICO DE SAMUEL JOAQUIN FLORES

Programa del Domingo, Febrero 11, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
EXITO INTERNACIONAL DE UN LIDER CRISTIANO

Programa del Domingo, Febrero 4, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
ODCA Y ESPINO RECLUTAN GOBERNANTES, POLITICOS Y NEOLIBERALES LATINOS

Programa del Domingo, Enero 28, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
LOS PAPAS Y LAS TRAMPAS DEL PRIMADO DE PEDRO.

Programa del Domingo, Enero 21, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
LA FALSA MORAL DE SIERVOS DE DIOS; "INVOLUCRADOS EN EL MANTO PURPURA"

Programa del Domingo, Enero 14, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
RESACA MORAL Y ESPIRITUAL DE LA TRADICION NAVIDEÑA

Programa del Domingo, Enero 07, 2007
Primera Parte
Segunda Parte
VELADA DE FIN DE AÑO 2006 - 2007 MENSAJE APOSTOLICO: DE SAMUEL JOAQUIN FLORES

Panamericana Travel System

E-Z Millworks


PATROCINADOR DE UN PROGRAMA

ZAPATAZ TACO SHOP
San Diego CA.

GPO. ANALISIS DOCTRINAL


SI USTED DESEA ADQUIRIR UN EJEMPLAR
Edición Especial o el periódico
CONCEPTO EN LAS CALIFORNIAS
Pídala al siguiente correo
Raguila05@aol.com



Home  Home      Noticias  Noticias      Encuentro  Encuentro      Encuentro  Archivos      Encuentro  Contáctanos     




Página Anterior
Envía a un Amigo
Envía a un Amigo
Imprime este Editorial
Versión para Imprimir

Diciembre 1, 2004
EL MITO GUADALUPANO Y LA FICCIÓN MILAGROSA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

El culto Guadalupano se pretende consolidar , autenticando la existencia de un indio llamado Juan Diego, con la proclama de una aparición que al paso de los siglos, se aparta de la realidad de un evento sacro, y que de ser una obra celestial, ha sufrido mutaciones, alteraciones y mejoras por su naturaleza material, las misma que hoy pretenden justificar para que no se desvanezca el culto Mariano, una de las mas grandes vetas de oro del romanismo que según historiadores deja mucho que desear. por estas y otras razones, es importante conocer el fondo histórico de un mito, que dio entrada a un cisma interno, por los intereses económicos de un Abad, monseñor Guillermo Schulenburg,y las ambiciones de un Cardenal llamado Norberto Rivera Carrera, quien con golpes bajos le desplazo, lucha interna que por necesidad nos invita al siguiente análisis de una aparición sin sustento.

LAS MUTACIONES QUE SUFRIO, HABLAN DE UNA OBRA TERRENAL

Emplear una imagen Guadalupana secundaria, la del coro, y eliminar un importante detalle, como es el Niño, aunque conservando el nombre tan venerado por los conquistadores, se parece en todo a los intentos modernos por evadir una exitosa marca registrada efectuando cambios que la clientela no distinga mucho, pero ante un juez puedan ser valederos. "Observemos todavía que uno de los antifonarios del coro de Guadalupe de Extremadura, fechado en el siglo XV, está ilustrado con estampas entre las cuales aparece una Inmaculada que habría podido servir de modelo a la del Tepeyac", concluye el citado autor.

A fin de cuentas, puede ser que ni siquiera haya sido necesario el cambio, sino que el virrey Enríquez haya visto una Guadalupana como la del coro de Guadalupe en Extremadura y no haya entrado en detalles en su carta.

La "aparición" de la Noche Triste

En 1576 se bendijo un suntuoso templo a la Virgen de los Remedios en la capital de la Nueva España. La Gaceta de septiembre de 1728 describe así lo ocurrido: "Esta soberana imagen se presume ser la misma que (...) es la propia que Juan Rodríguez de Villafuerte, uno de los primeros conquistadores de este reino, trajo de España, y la Noche Triste, por hallarse imposibilitado, por las muchas heridas, de poderla cargar, la dejó en un maguey, hasta que andando a caza, en el mismo cerro, el venturoso indio Juan Diego Cequantizin, encontró con el tesoro y muy contento se lo llevó a casa". Prosigue la narración hasta el punto culminante en que la imagen le pide a ese Juan Diego, ¿otro o el mismo?, que le construya una iglesia.

1648: Miguel Sánchez

Algunos documentos comienzan a mencionar el milagro. Algunos existen, otros sólo "fueron vistos" por alguno de los primeros escritores que dan forma a las voces del pueblo. Entre tales documentos sólo alguno menciona para la aparición la fecha ahora establecida de 1531. Los Anales de Tlaxcala dan una fecha absurda: 1510. Totalmente sin sentido porque según tales Anales la Virgen se apareció antes de la Conquista y de la prédica franciscana del cristianismo. El Diario del alguacil de Tlatelolco, Juan Bautista, asienta: "En el año de 1555 se apareció Santa María de Guadalupe en el Tepeyac". Los Anales de Chimalpain dan la misma fecha: 1555. Los Anales de México la corren un año: "Año 1556, descendió la señora del Tepeyac". También son las fechas que menciona el virrey Enríquez, no como de aparición alguna, pero sí de que por "1555 ó 1556 estaba allí una ermitilla". Y éste último es el año del furioso sermón antiguadalupano de fray Francisco de Bustamante, provincial de los franciscanos.

No es hasta 1648 en que el predicador Miguel Sánchez publica su libro Imagen de la Virgen María Madre de Dios de Guadalupe, milagrosamente aparecida en México, cuando quedan fijados los detalles que dan forma a lo que fray Servando Teresa de Mier llamaría, un siglo y medio después de esa publicación, y en otro sermón famoso, "leyenda piadosa".

Y no puede uno dejar de sorprenderse ante los nombres de algunos de los sorprendidos. Uno de ellos es nada menos que el vicario de la santa capilla de Guadalupe, Luis Lasso de la Vega, quien después de leer el libro de Miguel Sánchez escribió:

Yo y todos mis predecesores (vicarios de la capilla) hemos sido Adanes dormidos poseyendo a esta Eva segunda en el Paraíso de su Guadalupe mexicano. Mas agora me ha cabido ser el Adán que ha despertado para que la vea en estampa y relación de su Historia: formada, compuesta y compartida, en lo prodigioso del milagro, en el suceso de su aparición; en los misterios que su pintura significa.

O sea que este sacerdote a cuyo cargo está, según sus palabras, "la soberana reliquia de la imagen milagrosa de la Virgen María", no supo, sino con la lectura del "evangelio guadalupano" del bachiller Sánchez, que tenía a su cuidado algo más que una imagen milagrosa, como lo son las de la Virgen de Zapopan, de San Juan de los Lagos y de Charcas, todas ellas milagrosísimas si atendemos a los informes de los peregrinos que las visitan. Pero el vicario de Guadalupe ignoraba todo sobre el portentoso estampado de la Virgen del Tepeyac, el milagro más grande de todos los tiempos ya que sanados y hasta resucitados los hay a montones en cada siglo, pero la imagen verdadera de la Madre de Cristo, tal y como ella es en el Cielo, únicamente se ha plasmado una vez en dos mil años: "Non fecit taliter omni nationi": "No hizo igual entre todas las naciones". Y el vicario de la capilla de Guadalupe, guardián de semejante prodigio... ¿no lo sabía antes de leer a Sánchez?

El entusiasmo del vicario lo llevó a subsanar su falta adaptando el difícil texto del bachiller a lenguaje sencillo y traduciéndolo al náhuatl. El largo título comienza por las palabras "Huei tlamahuizolyica", por el que se le menciona en ocasiones; pero de las dos primeras palabras con que da inicio esta versión piadosa para uso de indios, "Nican mopohua...", tomó su nombre más popular, como las encíclicas papales. Retraducido al español, se le sigue conociendo por ese nombre.

Dice Lasso acerca de su traducción al náhuatl: "Esto me ha animado a escribir en idioma náhuatl tu maravillosa aparición, para que vean los naturales y sepan en su lengua cuánto por amor a ellos hiciste y de qué manera aconteció lo que mucho se había borrado por las circunstancias del tiempo".

Quien De la Maza llama "el tercer evangelista", luego de Miguel Sánchez y Luis Lasso, es Luis Becerra Tanco. Siendo físico, químico, lingüista y profesor de matemáticas, intenta dar explicación "científica" al estampado de la imagen y la atribuye a los rayos del sol. Su obra, publicada en 1675, y conocida por el título recortado de Felicidad de México, comienza lamentando la falta de documentos "por no haberse hallado en los archivos del Juzgado y Gobierno Eclesiástico escritos auténticos que prueben la tradición que tenemos de tan insigne prodigio, el cual había de sepultar la incuria y omisión en el túmulo del olvido, juzgué me corría la obligación poner por escrito lo que sabía de memoria y que había leído y registrado".

Así es como Becerra, que nació en el siglo siguiente a los hechos que relata, compone su libro, cuando tenía setenta años, y no había encontrado nada en los archivos eclesiásticos para justificar esa Felicidad de México.

Pero es un científico, así que no puede menos de observar que los viajes tradicionales de Juan Diego desde Cuautitlán a Tlatelolco, pasando por el Tepeyac, no tienen sentido alguno, pues no se pasa por allí y "de una plumada, el realista y lógico Becerra Tanco enmienda la tradición", comenta De la Maza. Sencillamente pone a Juan Diego a vivir en Tulpetlac para que, camino a la iglesia de Tlatelolco, pase por el Tepeyac y le ocurra lo que debe ocurrir allí.

Es también uno de los primeros en observar las numerosas deficiencias técnicas de la imagen milagrosamente estampada y busca con angustia darles una explicación. La encuentra en los pliegues que debió tener el manto o tilma de Juan Diego en el momento en que los rayos del sol imprimieron la imagen celestial. Y nos dice: "Por eso lo claro de la rodilla izquierda de la imagen parece más corto de lo que pide la buena proporción de un cuerpo delineado". Así prosigue, pero al final se da por vencido y atribuye a la omnipotencia divina lo que las normas de pintura no justifican.

Francisco de Florencia es un sacerdote jesuita que escribe otra apología guadalupana de título tan largo que lleva media cuartilla y se le conoce por La Estrella del Norte de México. Es el "cuarto evangelista" y también vivió y publicó más de un siglo después de 1531. Al padre Florencia se debe la adopción de la famosa cita bíblica "atribuida falsamente a Benedicto XIV del Non fecit taliter omni nationi", cita que ordenó reproducir en las estampas que grabó de la guadalupana, asegura De la Maza, quien se funda en un sermón del predicador de Ita y Parra donde el empleo de ese versículo de los Salmos se atribuye al padre Florencia.

Primer intento de coronación

Cien años después de estos cuatro autores en los que se funda la tradición guadalupana, hacia mediados del siglo XVIII, un caballero milanés, Lorenzo Boturini, se hizo el propósito de conseguir de la Santa Sede autorización para coronar a la Virgen de Guadalupe. Al parecer la obtuvo, pero cuando organizaba las colectas para llevar a término su devoto proyecto, el virrey recién llegado lo hizo encarcelar. Se le acusó, en resumen, de no tener autorización para residir en la Nueva España, de haber organizado una colecta de fondos sin autorización y de mezclarse en un asunto nacional. Fue desterrado a España y su biblioteca quedó incautada.

Pasaron otros 150 años y, hacia finales del siglo XIX, todo parecía indicar que la imagen tendría su corona. Cuando surgió el más imprevisto obstáculo.

El obispo de Tamaulipas

Para coronar a la Virgen de Guadalupe había un problema a fines del siglo pasado, cuando el proyecto parecía correr con más suerte que en tiempos de Lorenzo Boturini, un siglo antes: y es que la Virgen ya tenía corona. La imagen, como la muestran todas las copias realizadas por centenares de pintores a lo largo de trescientos años, tenía sobre la cabeza una corona de picos agudos. La respuesta de las autoridades era predecible: no podía ser coronada porque ya lo había hecho el mismo Cielo.

Así que la corona pintada desapareció milagrosamente. Una carta del padre Antonio Plancarte y Labastida (abad de la Basílica de Guadalupe) al obispo de Yucatán, Carrillo y Ancona, relata así el momento del nuevo milagro: "El día que publicaron en El Nacional (23 de enero de 1887) que no debía ser coronada la imagen porque Dios ya la había coronado, estaba yo meditando en esta singular teoría, cuando llegó el fotógrafo con las pruebas de las fotografías que había sacado tres días antes (20 de enero) ante el cabildo, abierto el cristal". Fue entonces cuando el padre Plancarte advirtió, en las fotografías, que faltaba la corona y corrió a decírselo al arzobispo. Al día siguiente (24 de enero) fueron los dos a la colegiata (la Basílica) "y vimos que ni rastros de la corona". Luego comenta que "el inimicus homo" (alude al padre Vicente de Paul Andrade) y compañeros circularon la especie de que Pina (un pintor) y yo la habíamos borrado".5

El presbítero Faustino Cervantes, en nota a su traducción del estudio con luz infrarroja, que veremos enseguida, hace ver algo todavía más sospechoso: "Testificada ésta (la corona) en la Imagen por el Nican Mopohua, por historiadores y pintores, la corona desapareció en las proximidades de la coronación en 1895. Por ello es inverosímil el acta notarial levantada el 30 de septiembre de 1895, certificada por los pintores padre Gonzalo Carrasco S. J. y Barlomé Pina de que jamás existió la corona en la Imagen".

Continúa luego: "Sin embargo, diversos testimonios atribuyen al pintor Salomé Pina lo que por aquellos tiempos se consideró un 'atentado'. Dicho pintor gozaba de la plena confianza del abad don Antonio Plancarte y Labastida, pues fue el encargado de la decoración de toda la Colegiata en 1887".

Hubo al menos un eclesiástico digno que no se tragó aquella rueda de molino. En 1895, a raíz de las fiestas por la coronación de la Virgen de Guadalupe, monseñor Eduardo Sánchez Camacho, obispo de Tamaulipas, renunció a su diócesis por considerar que el culto guadalupano "constituye un abuso en perjuicio de un pueblo crédulo y en su mayoría ignorante".

Un siglo después

Un siglo después de aquella renuncia, el propio abad de la Basílica de Guadalupe, monseñor Guillermo Schulenburg, negó la existencia real de Juan Diego. Le costó el cargo.

Ahora insiste en nueva carta al Vaticano y afirma tener una carta de sacerdotes católicos desconociendo el milagro guadalupano.

Si la corriente eclesiástica sensata que desde fray Bernardino ha visto con sospecha la leyenda popular pierde el caso y el papa que más santos ha hecho en toda la historia se sale con la suya, se estará arriesgando un dogma: el de la infalibilidad papal. Y si un dogma resulta falso pueden serlo todos ¿No es mucha terquedad de los promotores de la canonización? A la gente creyente le basta con sus propias convicciones.

Iconografía

El estudio estilístico de la imagen guadalupana comenzó desde los primeros años del culto: si se parecía o no a la extremeña, si la rodilla la tenía muy abajo, si el dibujo del brocado no sigue los pliegues y por tanto es un añadido posterior, como sostiene el padre Cuevas, autor del Album Histórico Guadalupano del IV Centenario. Diego Angulo dice en su Historia del arte hispanoamericano: "De una gran belleza y con ese recogimiento que suele distinguir a las imágenes todavía medievales, la Virgen de Guadalupe tiene no poco de gótica y en los rastros de ese estilo hacen pensar también el dibujo del brocado de la túnica y los plegados, tanto de ésta como del manto".6

No es, ni remotamente, una imagen única. Dice de la Maza:

Es posible citar, como un ejemplo entre cien, la virgen de un tapiz de la Catedral de Reims, que es un antecedente directo, en su parecido plástico, con la Virgen de Guadalupe mexicana. Junta sus manos en idéntica actitud; vuelve ligeramente el rostro hacia su derecha, pliega el manto y la túnica en parecida forma y lleva estrellas, luna y los haces solares irradiantes de su cuerpo, la circundan nubes y ángeles. Es del siglo XV y, como ella, hay muchas. Más parecida es la Virgen de Berlín, grabado de 1468, de origen flamenco, la cual, salvo el Niño, es idéntica a la guadalupana, hasta el ángel que le toca el manto bajo sus pies.

Ya ha quedado mencionada, también, la imagen del monasterio guadalupano español, escultura ubicada en el coro, así como la ilustración de un antifonario en todo similar a la imagen del Tepeyac.

Recomendación de la Basílica

En 1981 apareció un libro con la recomendación entusiasta de la Basílica de Santa María de Guadalupe en la contraportada. Allí se expresa el "deseo de que su lectura enriquezca los conocimientos de los estudiosos y crezca de día en día la veneración a Santa María de Guadalupe". Se trata de un análisis publicado en inglés bajo el título The Virgin of Guadalupe. An Infrarred Study, y traducido por el presbítero Faustino Cervantes, ferviente aparicionista, como La tilma de Juan Diego, ¿técnica o milagro? Sostiene uno de los autores, Philip Serna Callahan, católico y creyente en las apariciones, que "Las borlas, las mangas forradas de piel o armiño, los bordes dorados y las túnicas bordadas eran elementos usuales del gótico español, así como la introducción de decoraciones de influencia morisca, tales como la media luna".

La conservación milagrosa

Entre los detalles que nunca olvidan los creyentes en el milagro del Tepeyac se menciona una cierta "conservación milagrosa" de la imagen. Al parecer no han visto la imagen de cerca, pues señala el libro recomendado por la Basílica que: "Un examen superficial de la pintura manifiesta que el oro del resplandor en torno a la Imagen, de las estrellas y de la orla del manto azul, se ha ido desprendiendo con el tiempo.

Los rayos solares dorados que rodean la Imagen se encuentran en muy malas condiciones, con grandes áreas en las que el oro se ha desprendido (Fig. 2). El resquebrajamiento del oro de la fimbria del manto y de las estrellas es mucho más difícil de observar, pero se nota bastante bien en la figura 2. (...) La flecha B (Fig. 2) señala una grieta en la fimbria dorada, y la flecha C una fina línea negra, puesta sobre el borde del manto azul para servir de guía al dorado de la fimbria". Señala que esa línea negra debería haber quedado cubierta por el dorado de la orla, "y servir únicamente de guía a la pintura dorada, sólo que en algunos lugares el artista falló, dejando sin cubrir partes de la guía negra"

En tal estado del milagro no es de extrañar que la Basílica deseara adelantarse a explicar este manifiesto deterioro. Así que permitió el estudio de la imagen con fotografía infrarroja.

"La fotografía infrarroja es una técnica que se emplea en los estudios críticos de pinturas antiguas. Es de gran valor para obtener información sobre derivaciones históricas, métodos de interpretación y validez de documentos y pinturas", explica el libro citado.

A lo largo de sus páginas se conoce cuál es la intención de las máximas autoridades guadalupanas: salvar lo salvable. Así pues admiten, como veremos, que la imagen sufrió con los siglos una serie de alteraciones, siempre hechas con afán de mejorar el milagro. Pero que, bajo esas alteraciones, subsiste una imagen "inexplicable" por el estudio infrarrojo. Esa imagen es la original (Fig. 1): el bello rostro de la Virgen, la túnica rosa sin el bordado, el manto azul sin las estrellas y quizás un primitivo resplandor. Eso fue lo que se plasmó ante los ojos atónitos de fray Juan de Zumárraga. Luego le fueron añadidos el ángel, la luna, el bordado, las estrellas, los rayos dorados, el broche del cuello, el armiño de las mangas y las nubes anaranjadas que rodean toda la imagen y llenan el cuadro.

Así pues, lo que está agrietado y cayéndose es obra humana, como lo es en si toda la historia piadosa de un mito que la cúpula religiosa en México pretende validar para consolidar un supuesto milagro.
 


Página Anterior
Envía a un Amigo
Envía a un Amigo
Imprime este Editorial
Versión para Imprimir

AnálisisDoctrinal.com es una producción de WEBstationONE.com

Hospedado por SecureHosts.com
Copyright 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013. Reservados todos los Derechos. - All rights reserved.